Conclusiones

1. NO ESTÁ NADA CLARO QUE ESPAÑA VAYA A SALIR PRONTO DE LA CRISIS. España parece que es el país que más tardará en salir de la crisis. La mayoría de los analistas lo señalan y, en este punto, coincidimos con sus apreciaciones1. Los políticos españoles y algunos poderes económicos nos dicen que saldremos de la crisis en 2010-20112, pero muchos aspectos hacen cuestionar cual será esa salida. Por una parte, la recuperación de la crisis mundial dista mucho de estar asegurada, lo que, por supuesto, empeoraría de nuevo la evolución de la economía española; por otra parte, el modelo económico que se ha ido construyendo desde los ochenta suponía una prosperidad ficticia y enormemente vulnerable que ahora pasa factura, (tal como hemos señalado en el apartado Estructura), y tampoco las políticas económicas establecidas por el Gobierno para salir de la crisis3 son adecuadas para lograr una rápida recuperación. Finalmente, no parece que ni las instituciones internacionales, ni la Unión Europea, y mucho menos los mercados mundiales, van a ayudarnos a salir de la crisis, al contrario, en enero de 2010, se manifiestan a nivel internacional serias dudas acerca de la situación de la economía española y duras condiciones para seguir financiando sus deudas. Entonces ¿qué quiere decir salir de la crisis?

2. LOS BROTES VERDES NO CRECEN. El crédito no se recupera, la actividad económica y la demanda tampoco. El intento de convencer a la opinión pública que si el PIB sube un 0,1% ya estamos en la recuperación, es erróneo y escandaloso, además de patético. Medir la recuperación de la crisis sólo con este indicador es un fraude. Se ha controlado la inflación, pero ni siquiera esto es una buena noticia pues se teme se convierta en una deflación que tiene consecuencias negativas para la economía. El único dato positivo parece ser que disminuye el déficit exterior, porque al consumir menos importamos menos, pero poco más. La recuperación que señalan, ¿es una recuperación estable? ¿Qué es lo que se recupera?

Sobre todo, es aceptado por todos que el empleo tardará varios años en recuperarse. ¿Quién sale de la crisis entonces? ¿Se puede hablar de ‘salida de la crisis’ si no aumenta la ocupación? El paro sigue disparándose, la precariedad no se corrige, los salarios se pactan a la baja. Las prestaciones del Estado del Bienestar se degradan y privatizan. Los precios de los servicios básicos suben por encima del IPC, aunque la mayoría de los demás precios bajan o se mantienen constantes. La gente se siente insegura, aumenta el ahorro y disminuye el consumo. ¡Menos mal que los precios no suben!

A pesar de las múltiples manifestaciones del jefe del ejecutivo acerca de que no serán los trabajadores quienes paguen la crisis, es muy difícil sostener esta afirmación ya sólo teniendo en cuenta la magnitud del paro, las más de 1 millón de familias sin ningún tipo de ingresos ni prestación, lo que a pesar de las ayudas de 420 euros al mes (mientras duren) refleja situaciones dramáticas, los miles y miles de trabajadores que han aceptado disminuir sus salarios para no perder su empleo, y además con muy pocas garantías de que éstos se mantengan, se ven fuertemente afectados en su nivel de vida. Parece muy difícil sostener que la crisis no la están sufriendo los trabajadores.

3. LA CRISIS HA AUMENTADO LA EXPLOTACIÓN Y LA DESIGUALDAD y maltrecho la suerte de los trabajadores, muy por encima de las pérdidas de dinero, capital y bienestar que han sufrido los propietarios del capital, que aunque hayan experimentado pérdidas cuantiosas no parecen haber sufrido grandes deterioros en su nivel de consumo, y en muchos casos, ni siquiera en sus niveles de ingresos. La crisis ha acrecentado la desigualdad, y ha resultado en una situación económica y social muy vulnerable para una gran parte de la población con mayor intensidad que en el resto de países de nuestro entorno, excepto para quienes amasan grandes fortunas. Denunciamos que la agresividad del carácter especulativo y ficticio del modelo económico español, (sumido en una burbuja inmobiliaria mayor que en otros países), de la precarización del trabajo (tasas de temporalidad mucho más acentuadas), y un modelo productivo con predominio de los sectores productivos en que el trabajo es más precario –turismo y construcciónha conducido a una acentuada explosión del paro y el deterioro de la situación laboral en el Estado español.

4. LA CRÍTICA NO PUEDE LIMITARSE A CIERTAS CARACTERÍSTICAS ESPECÍFICAS QUE LA ECONOMÍA ESPAÑOLA HA REFORZADO DURANTE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS. Las consecuencias más graves de la crisis para la mayoría de la población son el paro y el deterioro del empleo, pero si bien la crisis los ha reforzado en los últimos tiempos, ambos aspectos son fenómenos intrínsecos y recurrentes en el sistema capitalista, que ponen de manifiesto los límites de la acumulación, y asimismo nos advierten que no hay un futuro emancipador para las clases populares en este sistema económico injusto. Esta visualización de los antagonismos nos permite entender no sólo que el modelo de política laboral, económica y social vigente es nocivo, sino que es necesario cambiar su orientación y proteger el empleo y las condiciones laborales y fomentar otras vías de acceso a los medios de vida de la clase trabajadora.

5. EL NUEVO MODELO QUE SE DICE PROMOVER NO LLEVA A UNA SOCIEDAD MEJOR. El modelo productivo que se pretende promover, basado en las nuevas tecnologías y la competitividad exterior, es la receta generalizada del neoliberalismo para todos los países. No se puede ver en el nuevo ‘modelo’ que se pretende generar la panacea que va a permitir una prosperidad ininterrumpida de la economía española. Este modelo no sólo es muy difícil de llevar a cabo sino que no ha evitado la crisis de los países que lo siguen. Se esta ignorando que existe una importante crisis de demanda global, que existe un sobreproducción previa, que la tecnología y la especialización de las grandes empresas multinacionales sumada a la competencia entre ellas llegó, ya antes de la crisis, a generar pérdidas en cuanto a que sus nuevos modelos quedaban rápidamente obsoletos. El ‘nuevo’ modelo de la economía española está ya viejo en la economía mundial.

6. MUCHAS MEDIDAS DE POLÍTICA NO SE ESTÁN LLEVANDO A CABO PARA SALIR DE LA CRISIS SINO PARA DEFENDER LOS INTERESES DE LOS PODEROSOS.Se están sosteniendo falsamente altos el precio de los pisos, para que los bancos no se vean en graves problemas. Es verdad que la economía necesita un sistema financiero, pero no es verdad que hay que salvar este sistema financiero, sobredimensionado, quebrado, incapaz de cumplir su principal misión social que es la gestión correcta de los ahorros y el crédito. Tarde o temprano se tendrá que dejar caer a un sistema que no funciona y que cada vez es más difícil de mantener desde los excedentes que se producen en la economía real. Se habla de regular el sistema financiero, lo que no se esta llevando a cabo, pero, además, tampoco se menciona el regular el sector industrial, ignorando las relaciones entre ambos. Regular el sistema financiero, “olvidando” regular sus equivalentes en el sistema productivo sobre todo en el carácter social de las decisiones de la inversión, es una actuación que ataca el problema de manera superficial. Hasta ahora (enero 2010) las políticas aplicadas no han sido muy eficientes. Con las medidas recesivas propuestas a fines de este mes será todavía mucho más difícil salir de la crisis.

7. SE ESTÁ BOMBARDEANDO A LA OPINIÓN PÚBLICA CON MENTIRAS Y MITOS que hemos intentado desmitificar a lo largo de este Informe. Esperamos que del mismo haya quedado claro, por ejemplo que, no es verdad que teníamos un buen sistema productivo, ni que la solución al paro reside en reformar el mercado de trabajo haciéndolo todavía más flexible y barato. Es falso que el sistema se recupera, cualquier recuperación sin empleo afecta sólo al ámbito financiero; El crecimiento sin empleo, no es recuperación. No es verdad que hemos vivido por encima de nuestros recursos y que todos somos igualmente responsables y ahora hay que pagar. El “vivir por encima de nuestras posibilidades” para la mayoría de las familias españolas ha consistido en pretender acceder a un bien básico como es la vivienda hipotecándose de por vida4. La mayoría de la población ha vivido de su trabajo con pocas posibilidades de derroches, porque es obvio que los beneficios de la época de bonanza se han repartido de forma muy desigual. Es falso que el sistema público de pensiones no es sostenible o que las dificultades para financiar la deuda pública son insuperables. Y, sobre todo no es verdad que el capitalismo funcionaba bien hasta que llego la crisis financiera y que ésta es debida a la irresponsabilidad y ambición de algunos financieros. Nosotros afirmamos que el modelo económico, desde principios del siglo XXI, había llegado a sus límites (de explotación, de sobreproducción, de tasa de ganancia y límites físicos y ecológicos), y que la burbuja del crédito, que se cita como causa, no es sino una consecuencia más de un sistema en decadencia y que tiene a las crisis como elementos inevitables de su dinámica.

8. LA RESISTENCIA DE LA POBLACIÓN AL DETERIORO DE LA SITUACIÓN HA SIDO Y ESTÁ SIENDO EXTREMADAMENTE DÉBIL, observándose una gran pasividad de los trabajadores y las clases populares frente al ataque a los derechos laborales y sociales que está suponiendo la crisis. Son muy limitadas y más bien simbólicas las actuaciones estimuladas por los sindicatos mayoritarios, aunque los sindicatos menores son más activos, mientras que las actividades reivindicativas realizadas por colectivos específicos se orientan mayormente a la defensa de sus derechos particulares. Algunos grupos minoritarios han iniciado procesos de organización social, pero el alcance de las acciones propuestas por los mismos ha sido escaso y con poca capacidad de incidir en los sectores sociales no politizados o de coordinar las personas directamente afectadas por la crisis. Hasta el punto que ‘El presidente del Gobierno dio ayer las gracias a los trabajadores españoles por la poca conflictividad que se está teniendo en España durante la gran crisis económica…(Ante un público convocado en Pamplona por la UGT), Zapatero considero que los trabajadores han tenido ‘temple, cordura y responsabilidad’ por la ausencia de conflictos en la calle. Os aseguro que nunca se me va a olvidar’ dijo.5 Sin embargo, aunque la vulnerabilidad de la clase trabajadora durante las crisis hace más necesaria que nunca la lucha por la conquista de los derechos laborales y sociales, precisamente dicha vulnerabilidad conlleva un debilitamiento de la capacidad de reacción, mientras que el capital actúa con más beligerancia que nunca para mermar la ya degradada capacidad de acción de los trabajadores. Resulta evidente que las respuestas a esta crisis, cuando han existido, se han concentrado más en generar dinámicas concretas de respuesta, con un marcado carácter local, que en intentar construir un sujeto político con capacidad de intervención social.

9.NO IMPORTA SÓLO LO QUE SUCEDE EN LAS VARIABLES ECONÓMICAS, SINO HAY OTRAS MUCHAS VARIABLES PARA EVALUAR LA ‘BUENA VIDA’ en las que nosotros no hemos entrado por no tratarse de nuestro ámbito de trabajo, pero que es necesario mencionar: La incertidumbre, la angustia, la depresión motivada por el paro, la pobreza y otras circunstancias económicas, sus efectos en todos los aspectos de la vida personal, familiar y social -degradación de las relaciones familiares, aumento de las enfermedades, sobre todo psíquicas, aumento de la violencia (la población reclusa en España ha aumentando en el 69% entre 2000 y 2009), la desesperación y la apatía entre los jóvenes6, absoluta marginación de los ancianos, y una amplia variedad de efectos negativos para una vida normal. Así como el ignorar los aspectos importantes para la vida social, como la privatización de los derechos sociales, que avanza sin cesar, o el deterioro ambiental y la falta de acuerdo para luchar frente al mismo, como lo muestra el estrepitoso fracaso de la reciente cumbre de Copenhague, los miedos colectivos que pueden dar lugar al ansia desmedida de seguridad, a la xenofobia, al odio a los otros, etc. etc. que están llevando a una creciente aceptación de la pérdida de derechos humanos y sociales, al debilitamiento de la vinculación social de la ciudadanía y a debilitar fuertemente la solidaridad colectiva, consolidando un sistema perverso de valores de gran trascendencia para las generaciones futuras. ’Aunque el capitalismo ha demostrado su eficacia a la hora de promover el crecimiento económico, ha resultado ineficiente para fomentar bienestar y felicidad en la sociedad. La negatividad, el estress, la ansiedad y la depresión son las enfermedades más comunes de nuestro tiempo. La paradoja reside en que somos más ricos que nunca, pero también mucho más pobres’7

La mayoría de la población en España no vive ‘una buena vida’ y la crisis ha agudizado esta situación. Puede tener más o menos dinero, unos niveles de necesidades básicas cubiertas y de consumo relativamente altos en relación con el resto del mundo. Pero, vive una sociedad en la que prima el individualismo y el egoísmo, el ‘sálvese quien pueda’, el tranquilizar la conciencia con dar algo que no nos supone nada, en un consumismo aterrador, con una destrucción imparable de los lazos de relación entre las personas y de todos los valores colectivos, así como del medio ambiente. Pero, además, el nivel económico y de derechos de ciudadanía que tenemos ahora se están perdiendo, tanto en el ámbito económico, deteriorándose los niveles de vida, como respecto a derechos garantizados como ciudadano, y en una situación de incertidumbre y angustia creciente. ‘Hace más de cincuenta años el psicoterapeuta Erich Fromm se preguntaba ‘¿Es necesario producir seres humanos enfermos para tener una economía sana?’…Alex Rovira le toma el relevo, atreviéndose a redefinir esta pregunta en el prologo de Dinero y conciencia, incrementando su nivel de acidez: ‘¿Es necesario producir seres humanos enfermos para tener una economía enferma? 8 ¿Les dejaremos hacerlo?

10.LA ESTRATEGIA DE SALIDA DE LA CRISIS PARA EL CAPITAL IMPLICA EL EMPEORAMIENTO PERMANENTE DE LAS CONDICIONES DE VIDA DE LAS CLASES QUE NO CONSTITUYEN LA ÉLITE ECONÓMICA Y SOCIAL DEL PAÍS. Todo lo contenido en este Informe, además de algunos aspectos que no se han podido incluir en el mismo, apunta con claridad a un aspecto de inusitada gravedad: quienes tienen el poder y quienes cooperan con ellos tienen claro su modelo de salida de la crisis, consistente en un deterioro permanente de las condiciones de trabajo, salarios, prestaciones sociales y formas de vida de la mayoría de la población de los países ricos. En una palabra, una disminución del nivel y condiciones de vida que las clases populares de los países ricos habíamos conquistado hasta el último cuarto del siglo XX. Es importante darse cuenta de que no se trata de una situación coyuntural –con la crisis hay que apretarse el cinturónque implicaría que al salir de ella se podría recuperar lo perdido. No, en esta crisis, parece que los propietarios del capital han entendido que, para ellos, la forma de salir de ella es por medio de limitar los niveles de vida de las poblaciones en beneficio de las clases propietarias del capital y las élites políticas, técnicas y de muy altos funcionarios a su servicio. El capitalismo ha agotado su curso… para los trabajadores, y no pueden mejorar más, para que los dueños del capital y sus subordinados puedan todavía seguir resistiendo algún tiempo. El ataque es intenso y muy grave. Están tratando de imponer una vuelta atrás en las condiciones de vida de las clases populares, en los niveles económicos, pero también de formas de vida, de derechos, de deteriorar una situación por la que mucha gente ha luchado durante muchos años.

¿ES ESTA ‘LA SALIDA DE LA CRISIS’ O MÁS BIEN SE TRATA DEL ‘RESCATE DE LOS PODEROSOS’?

Notas

1. Véase capítulo 5.
2. Aunque las evaluaciones negativas del primer trimestre de 2010 han hecho que muchos comentarios ‘oficiales’ remitan a 2012 o 2013 la fecha de salida de la crisis
3. Véase capítulo 3.
4. Es cierto que ha habido una vorágine consumista en estos años de bonanza, pero hay que poner las cosas en perspectiva: para las familias españolas el ‘gran derroche’ ha sido acceder a una vivienda.
5. El País, 15-11-09
6. Hay unos 170.000 jóvenes ‘ni-ni’ que en las estadísticas aparecen como ‘ni estudian, ni trabajan’ 7. B. Vilaseca.. El amanecer de otra economía. El Pais.Neg. 10-1-10
8. El País, 8-11-09

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *